Inicio   /    Contacto   /    Boletín de Información    /    Mapa Web

"La pureza alumbra un manantial de generosidad, de desprendimiento, de olvido del yo que prepara maravillosa-mente a cumplir los deberes de la justicia social."

Su Obra

La vida del Siervo de Dios Padre Tomás Morales S.J. dejó como fruto una obra que en nuestros días sigue actuando y extendiéndose en distintas partes del mundo: dos institutos de vida consagrada, Instituto Secular Cruzados de Santa María e Instituto Secular Cruzadas de Santa María, un movimiento apostólico de jóvenes, la Milicia de Santa María y una asociación pública de fieles, los Hogares de Santa María. Todos ellos participando de un mismo carisma, el donado por el Espíritu Santo a su Iglesia por medio del Padre Morales, forman la Familia de Santa María.

"El Padre Morales siempre vivió atento a los signos de los tiempos. Respondió con prontitud y sin reservas, mediante la entrega abnegada e incansable, a los sucesivos llamamientos de los Papas de la segunda mitad del siglo XX a una nueva evangelización.

Los inicios del movimiento de laicos fundado por el Siervo de Dios se encuentran en una tanda de Ejercicios Espirituales celebrada a finales de 1946, en la que los jóvenes asistentes, tocados por el amor de Dios, sintieron en sus corazones el ardor apostólico e hicieron suya la misión de llevar a otros lo que ellos mismos habían conocido; un nuevo estilo de vida evangélico capaz de llenar el corazón del hombre en plenitud.

Entendieron, entonces, que muchos jóvenes vivían como ellos hasta ahora: sin ideales, hundidos en un materialismo asfixiante, de espaldas a Dios, infelices. Se lanzaron a la acción. Comenzaron por invitar a otros a vivir esa experiencia singular de los Ejercicios, a organizar actividades de formación para sus compañeros y a cultivar una intensa vida interior de oración y sacrificio, junto al corazón de la Virgen Madre. El movimiento de laicos había surgido sin nadie pretenderlo, crecía, se desarrollaba y el P. Morales se preguntaba qué querría Dios de todo aquello. Daba vueltas en su corazón a una triple vivencia: la incredulidad del mundo contemporáneo, la impotencia absoluta del apóstol para la magnitud de la misión y la eficacia de una minoría en la masa alejada de Dios. A estas tres vivencias añadía una cuarta y fundamental remedio: 'La Virgen, Madre insustituible para la formación de estas minorías'".

(Cfr. LYDIA JIMÉNEZ, Un movimiento, unas obras, una misión, El P. Morales Fundador. Ediciones Encuentro 2000)

Su Vida I Su Obra I Sus Escritos I Publicaciones I Centenario I Causa de Beatificación
Copyright © 2009
[Cruzadas de Santa María]

Revisado: 28.09.2009